Ventajas de las subastas públicas y cómo sacar provecho de ellas

Cada mes son miles las viviendas subastadas en los juzgados de todo el territorio español. Desde que comenzara la crisis económica, las subastas públicas, también conocidas como subastas judiciales, se han convertido en un canal de mercado para la compra de bienes e inmuebles por sus atractivos precios. Conocer las claves de cómo funciona una subasta pública y que aspectos debes saber antes de pujar por un producto son elementos esenciales para que tu compra sea satisfactoria.

Ventajas de las subastas públicas

En el año 2014, se aprobó la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil que contempla, entre otras medidas, la rebaja del aval necesario para poder acceder a participar en las pujas de una subasta pública. Con este nuevo modelo, el aval necesario pasaba de un 20 % a un 5 % sobre el valor de transacción de la vivienda o el inmueble al que se pretenda pujar.

El Estado, desde 2013, lleva implantando en todo el territorio español un portal único de Internet para realizar las subastas de carácter público. Este hecho beneficia cuantiosamente al ciudadano ya que, tradicionalmente, se tenía cada uno que trasladar al juzgado de origen del inmueble para obtener toda la información necesaria y para, además, participar en las subastas. La posibilidad de poder acceder a una subasta pública de forma electrónica posibilita al futuro comprador de una mayor transparencia sobre la potencial compra y, por si fuera poco, reduce la inversión en tiempo y desplazamientos del pujador al no tener que trasladarse hasta el juzgado de origen.

Si la subasta quedase desierta, la administración pública prevé la posibilidad o bien de realizar una segunda o tercera subasta o realizar una venta directa.

Saca provecho de las subastas públicas

Accede al Portal de Subastas Judiciales del Ministerio de Justicia, donde podrás encontrar toda la información pública sobre los procesos de subastas públicas que se estén llevando a cabo en ese momento. A través de este mismo portal podrás hacer un seguimiento del proceso y participar como postor con total seguridad.

Una vez hayas obtenido la información sobre el proceso de subastas que te interese, apúntate bien las fechas y lugar de celebración tanto si tienes intención de participar de forma presencial o telemática.

Hasta la celebración de la subasta pública, tendrás de tiempo para preparar los avales necesarios para tu participación en la misma. Así mismo, es recomendable buscar cualquier tipo de información complementaria sobre el potencial objeto de subasta del que estemos interesados.

Durante la subasta pública ten en cuenta el máximo importe por el que estás dispuesto a adquirir el producto. Es importante recordar que muchos de los productos, sobretodo en el caso de viviendas, el precio final acabará siendo, no solo el de la subasta, sino también los gastos en reforma que acabes considerando necesarios para que se adecué a tus intereses.

Finalmente, recuerda que si ganas una subasta pública, adquieres la responsabilidad de compra, por ello, piensa detenidamente en la decisión y no te dejes llevar por impulsos. El rechazo a comprar una subasta ganada acarrea la pérdida total del depósito que hayas entregado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *