Tratamientos con más demanda en medicina estética: los hilos tensores

Los últimos tratamientos que mejores sensaciones están generando y que más fuerte están pegando en el mundo de la medicina estética son muchos, pero la mayoría se hacen actualmente a través de los tratamientos con hilos tensores. Sin duda se muestra como el mejor tratamiento para acabar con la flacidez facial y para retrasar lo máximo posible los primeros signos de envejecimiento, que son las dos principales preocupaciones tanto en hombre como mujeres que desean disfrutar de un rostro joven y radiante. Tal ha sido su éxito, que se muestra como una tendencia que está en constante actualización para continuar innovando y mejorar la técnica.

Y es que el tratamiento con hilos tensores ya ha sido incorporado en la gran mayoría de clínicas estéticas, mostrándose como el tratamiento más revolucionario de los últimos años en relación al rejuvenecimiento facial, consiguiendo reafirmar y acabar con la flacidez. Un éxito que ya comparan al que tuvo el botox cuando apareció en el mundo de la medicina estética.

¿En qué consisten?

Los hilos tensores consisten en un tratamiento que se centra en conseguir devolver la firmeza al rostro, tensando fuertemente la piel del cuello a través de una técnica que resulta muy sencilla de llevar a cabo y que no supone ningún tipo de complicación.

El procedimiento es similar al de tejer una malla, a través de cruzar diferentes hilos entre sí que se encarguen de sostener los tejidos de nuestro rostro y acabar con las imperfecciones. Consisten en hilos muy finos realizados con polidioxanona, un material biocompatible y reabsorbible que lleva ya años siendo muy utilizado en el campo de la cirugía.

Estos hilos se aplican por medio de una aguja muy fina que se introduce en nuestro organismo a través de nuestro tejido celular subcutáneo, dejando la hebra totalmente tensada sin necesidad de anclarla. Por supuesto, dicho tratamiento únicamente debe aplicarse a manos de un profesional en una clínica estética especializada.

Rejuveneces desde el interior

Con el tratamiento de hilos tensores se pretende conseguir rejuvenecer a una persona desde dentro, a través de estimular la piel y conseguir estimular la piel hasta obtener un colágeno de nueva creación, además de una importante cantidad de fibroblastos. Sin duda, esta es una de las claves de su éxito, ya que el colágeno es la sustancia que se encarga de ofrecer firmeza a nuestra piel.

También hay que destacar que con este tratamiento no existe posibilidad de sufrir ningún tipo de alergia o rechazo, y esta es una de las razones por las que mucha gente no tiene ningún tipo de temor a la hora de someterse a él, además de que apenas necesita mantenimiento, ofreciendo unos resultados totalmente naturales que te permitirán sentirte joven tanto por fuera como por dentro, disfrutando de unos resultados que no se hacen esperar demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *