rodapie exterior

Los rodapié se vuelven imprescindibles en las casas

Cuando realizamos una reforma que incluye el suelo de nuestra vivienda, debemos tener en cuenta un elemento fundamental: el rodapié exterior. No solo como elemento constructivo, sino también por su importancia en el efecto visual y decorativo de la estancia.

El rodapié sirve para proteger la parte de la pared que está más cerca del suelo y para ocultar la unión entre ambos. De ahí la importancia de colocar un rodapié acorde con la estética de la habitación, especialmente si tienes pocos muebles.

¿Para qué sirve el rodapié?

Son varias las funciones que cumple:

– Proteger la parte final de la pared de roces y suciedad y permitir una limpieza más fácil de la esquina.

– Ocultar las imperfecciones propias de los límites del revestimiento de la pared y perfilar el ángulo de unión.

– Permitir la dilatación del pavimento y de los diferentes materiales que lo forman. En los suelos de madera tiene la función de ocultar la junta de dilatación.

Tipos de rodapiés

Chapados en melamina sobre una base de DM. La melamina puede ser igual que el suelo, imitando la madera, o en un color liso.

Lacados sobre una base de DM. Los más utilizados son los lacados en color blanco.

Laminados sobre una base de DM. Es el tipo de rodapié que se coloca con los suelos laminados, a juego con ellos.

También podemos elegir el rodapié según el canto, el borde superior. Así, tenemos los rodapiés de cantos cuadrados o rectos, de cantos redondos, con canal y con moldura, para elegir el que mejor se ajusta al tipo de decoración de tu casa.

¿Qué tipo de rodapiés elijo para mi suelo?

El rodapié exterior no solo cumple con la función de ocultar la junta de dilatación entre la pared y el suelo. También tiene una función decorativa, especialmente en las partes de la casa donde se suelen colocar menos muebles, como recibidores o zonas de paso.

Podemos optar por varias soluciones para decorar con estos elementos.

Rodapiés lacados en color blanco

También es una opción muy demandada actualmente. Los rodapiés blancos y de gran tamaño aportan sensación de amplitud y de luminosidad. De esta forma consigues un ambiente elegante y distinguido.

Rodapiés del mismo color que el suelo

Es la otra solución decorativa. En este caso, el rodapié será del mismo tono que el suelo elegido y contrastará con las paredes y las puertas. Se crea un ambiente elegante con una transición adecuada entre la pared y el suelo.

Rodapiés del mismo color que las puertas

Elegir el rodapié del mismo tono que las puertas y las ventanas es una opción muy demandada actualmente. Se crean juegos de contrastes entre la carpintería interior y el suelo y entre la pared y el suelo, que dan como resultado estancias muy luminosas.

Ten en cuenta, en el momento de colocar el suelo de tu vivienda, que el rodapié exterior es un elemento básico en la decoración. Son útiles para ocultar las juntas de dilatación del suelo y el cableado del teléfono, la televisión o el Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *