comprar-pilonas

Las calles de las ciudades más importante se blindan ante el terrorismo

Por desgracia nos hemos encontrado con noticias de atentados terroristas por atropello. Da lo mismo que se trate de perturbados mentales que quieren hacer daño, de organizaciones criminales que buscan la debilidad de los gobiernos o del tan temido estado islámico, que parece que, en las últimas fechas, está utilizando este método como manera de imponer el terror.

Atentados en varias ciudades de Europa

En los últimos meses han sido varias las ciudades europeas que han sufrido atentados por atropello, todas con una gran cantidad de víctimas mortales: Niza, Londres, Berlín y Estocolmo. En la ciudad francesa fallecieron 85 ciudadanos, en la capital alemana fueron 12 las víctimas mortales, en Londres fueron 5 y en Estocolmo tres las personas que perdieron la vida como consecuencia del ataque.

Como podemos comprobar, el problema afecta a todo el mundo, ninguna ciudad ni ningún lugar está libre de este tipo de actos. El hecho de que el ataque de Londres se produjera junto al parlamento británico, posiblemente uno de los lugares más vigilados del mundo, nos da una idea de lo vulnerables que somos ante la barbarie y la irracionalidad de los terroristas.

¿Cómo pueden proteger las ciudades a sus ciudadanos?

Lo que está claro es que las autoridades tienen que garantizar la seguridad de las personas. Los terroristas siempre van a ir por delante en lo que se refiere a la ejecución de actos perversos. Si ahora la tendencia es la de los atropellos, una de las opciones para esto se evite será blindar aquellas calles más concurridas de las ciudades y comprar pilonas es una de las mejores opciones.

Las pilonas son un elemento del mobiliario urbano, fácilmente instalable, que permite integrarse con la arquitectura de la ciudad sin que el entorno urbano se vea afectado. En los barrios céntricos de muchas ciudades de España ya se utilizan para restringir el acceso de los vehículos a los residentes, comerciantes y repartidores.

Con las pilonas los vehículos no pueden acceder y las personas y edificios que están dentro del perímetro van a tener la seguridad de que ningún vehículo que no tenga que acceder, lo vaya a hacer. Se trata, por tanto, de proteger y garantizar la seguridad de las personas que viven en un determinado espacio.

Aunque a posteriori es fácil decir que si los responsables municipales de las ciudades afectadas por los atentados hubieran pensado en comprar pilonas, posiblemente ahora no estaríamos hablando de más de un centenar de víctimas mortales y de un problema de seguridad pública.

Pero es que las pilonas también cumplen la función de no permitir que se aparque en los lugares en los que esté prohibido. Todos sabemos que una señal de prohibido aparcar no es disuasorio, pero si rodeamos una acera con pilonas y los coches no pueden aparcar porque físicamente no pueden entrar, estamos garantizando la seguridad de las personas y de los edificios.

Las pilonas se presentan en multitud de diseños y nos van a garantizar la seguridad ante hechos terroristas o simplemente la privacidad que queremos si vivimos en un barrio céntrico con acceso restringido al tráfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *