Hoteles Rurales

Hoteles rurales para ir con los más peques de la casa

            La manera de hacer turismo ha cambiado. Se puede notar cada año más. Son muchas las familias que ahora dejan de ir a destinos turísticos más costeros o masificados para ir a la naturaleza, a desconectar del ruido diario, apostando así por lo que se conoce como turismo rural. Aprovechando esta tendencia, se están empezando a desarrollar modelos para que sea sostenible y entretenido, creando planes para la familia. Y, precisamente, de eso queríamos hablarte aquí.

            Las ventajas del turismo rural

            Son evidentes los beneficios que puede tener desconectar por unos días del ambiente de las ciudades y del estrés diario. Precisamente, este tipo de turismo apunta a una idea clásica de vacaciones, la de que estas son para descansar y para desconectar. Para empezar, aquí no existen los agobios ni las masificaciones que podrás encontrar en destinos turísticos más famosos. Además, la pureza del aire y el ambiente que hay hacen que desaparezcan los agobios. Por tanto, es altamente recomendable si sufres de estrés, de ansiedad o incluso de insomnio.

            Se trata de un espacio de desconexión que funciona muy bien para desactivar las dinámicas diarias, y para tener, por fin, una relajación que ayudará a afrontar mucho mejor la vuelta al trabajo o a la vida diaria.

            El turismo rural en los niños

            Cada vez hay más hoteles rurales para ir con niños. Es normal querer ampliar el espectro de personas que vayan a conocer este tipo de turismo. Pero, ¿qué ventajas les aporta esto a los más pequeños?

            Para empezar, un sentimiento de conexión con el campo. Puede parecer una tontería, pero al crecer y vivir todo el tempo en ciudades, muchas veces los niños no aprenden a no tenerle miedo al campo. Por eso estas experiencias son tan buenas para ellos.

            El ejercicio físico es otro plus especialmente importante. Este turismo suele incluir algo de senderismo o de actividades, por lo que es necesaria una actividad física moderada. Es el nivel justo de esfuerzo que se recomienda realizar a diario, y una salida del sedentarismo natural del hogar. Por lo tanto, también físicamente les beneficiará significativamente.

            Estas experiencias suelen tener un carácter de aventura. Al ser un escenario nuevo, con otras dinámicas y retos, los más pequeños lo toman como una especie de misión. Esto viene muy bien para que podáis unir lazos y tener una relación mucho más estrecha. Sin lugar a dudas, todos los viajes son reconstituyentes, pero, en este sentido, se nota mucho más.

            Se puede practicar durante todo el año, cosa que el turismo de sol y playa, no. Por tanto, siempre podrás tener un fin de semana para estar con tus hijos e ir a un hotel rural a pasar unos días de aventuras y de aprendizaje y desconexión.

            En conclusión, el turismo rural está empezando a diversificarse. Además, sus beneficios hacen que resulte especialmente atractivo. Y, en la actualidad, podrás encontrar recursos y ayudas para ir con niños a hacer este tipo de excursiones, una experiencia que os unirá más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *