Gallardón en la retaguardia

Llevaba semanas desaparecido, incluso no fue a la sede de Génova la noche mágica del siete de junio a celebrar el éxito en las elecciones europeas; no había salido a dar la cara ni por Camps, ni por Barcenas. El alcalde de Madrid ha decidido dar por amortizada esta legislatura, volver a presentarse a las municipales y situarse en la retaguardia ante un posible tercer fracaso de Rajoy.

En el partido queda mucho residuo aznarista que, pese a sus arrumacos con Ana Botella, no le tragan; y los fieles de Rajoy, incluido el líder, no se fían. Demasiado ambicioso para tenerle cerca. Pero Gallardón no da puntada sin hilo y, aun corriendo el riesgo de hacerse demasiado mayor para aspirar a la Moncloa, se aparta para buscar refuerzos fuera.

Los resultados de las europeas son muy reveladores: Madrid se ha vuelto una ciudad profundamente conservadora. Los socialistas no tienen candidato. Y, por si fuera poco, los dirigentes socialistas provocan, incluso, el rechazo de los propios militantes, y no es improbable que Gallardón recogiera votos del PSOE. Su éxito, a dos años vista está garantizado.
gallardon_jerez
Si además Madrid consigue la candidatura olímpica va a ser el no va más. Porque al alcalde lo que le gusta son las obras faraónicas, las grandes infraestructuras, el no dejar piedra sobre piedra. La gestión diaria y cotidiana del ayuntamiento le aburre. Tras el traslado al colosal edificio de la plaza de Cibeles, los funcionarios le han visto poco por ese enorme despacho con vistas a la Gran Vía.

Por eso, ahora, su objetivo es conseguir los juegos olímpicos como sea y viaja de aquí para allá vendiendo que la ciudad tiene ya más del setenta por ciento de la obra realizada y eso, en tiempos de crisis, es una garantía.

Y ahí está el futuro político de Gallardón, porque de eso se trata. Conseguida la alcaldía otra vez por mayoría absoluta, convertida la capital en ciudad olímpica ¿Quién en el Partido Popular se atreverá a dudar que no es el mejor candidato para recuperar la Moncloa y, sobre todo, con la soñada mayoría que solo consiguió Aznar?