¿Cuál es la historia de los LEDS?

La historia de las luces LED, que tan de moda están actualmente, viene ligada a la expresión inglesa light-emitting diode o diodo emisor de luz. Se trata de un componente eléctrico que emite luz al conectarse a una corriente continua y que funciona en el espectro visible, así como en el infrarrojo y en el ultravioleta.

Todos conocemos a las LED por su principal característica: consume muy poca energía. Además, otras de sus ventajas es que son de reducido tamaño, tienen una vida útil más larga que otros componentes eléctricos similares y una conmutación más rápida que las lámparas de incandescencia y, debido a esto, puede usarse para muchas más aplicaciones.

Los padres del LED

En 1907, el científico británico de los laboratorios Marconi, Henry Joseph Round, vio por primera vez que cuando aplicaba una potencia de 10 voltios al carborundo (carburo de silicio), este emitía una luz amarillenta. Sin embargo, el primero que investigó los orígenes del LED y propuso una teoría de trabajo fue el ruso Oleg Vladimirovich Losev.

En 1927, Oleg publicó un artículo titulado “Detector de carborundo luminoso y efecto de detección y oscilaciones con cristales”, pero durante las décadas posteriores no se progresó en esta línea de investigación por diferentes motivos.

Rubin Braustein, de Radio Corporation of America, informó en el año 1955 que algunos diodos simples emitían luz infrarroja cuando están conectados a la corriente. En 1961, Gary Pittman y Bog Biard, de Texas Instruments, concretaron que era el diodo de arseniuro de galio el que emitía ese tipo de luz. Ese mismo año recibieron la patente de LED infrarrojo. A raíz e esto, Nick Holonyak, empleado de General Electric, desarrolló en 1962 el primer diodo emisor de luz que la emitía en la parte visible del rango de frecuencia, se trataba de un LED rojo.

Una década más tarde, el estudiante recién graduado, M. George Craford, inventó el primer LED amarillo y Thomas P. Pearsall desarrolló un diodo emisor de luz de alto brillo, en 1976, para su uso con fibra óptica en telecomunicaciones. Por último, Shuji Nakamura, de Nichia Corporatio, fabricó el primer LED azul en el año 1979, pero era demasiado caro para su uso comercial en aquella época, por lo que no saldría a los mercados hasta 1994; se trata de un modelo más parecido a las luces LED que conocemos a día de hoy y cuya gama de productos podemos ver en esta web.

El coste del LED

Al principio, los diodos emisores de luz eran muy caros, costaban unos 200 dólares por pieza. Debido a esto, sus primeros usos fueron como indicadores en equipos de laboratorios profesionales. La empresa Fairchild Semiconductors logró, en la década de los 70, reducir el coste de los LED individuales a 5 centavos incluyendo un proceso especial a la hora de producir los semiconductores.

Así, mediante el uso de innovadores métodos de empaquetado y este procedimiento especial en la cadena de montaje, Fairchild convirtió a las LED en el producto comercial que conocemos hoy en día y que se pueden aplicar a multitud de usos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *