ingredientes cosmeticos

Crece la cultura de la auto-producción: cosméticos, huertos y mobiliario

El fenómeno de la auto-producción no ha dejado de crecer en los últimos años. Cada vez son más las personas que deciden prescindir de comprar ciertos productos y empezar a producirlos o fabricarlos ellos mismos.

Una buena prueba de ello son los huertos urbanos, que de un tiempo a esta parte se han puesto muy de moda. Internet está lleno de tutoriales sobre las diversas formas en las que todo el mundo puede tener un mini huerto en casa en el que plantar productos como los tomates o las lechugas, aunque no se disponga de mucho espacio.

Los muebles son también un filón para el DIY (“do it yourself” o “hazlo tú mismo”). Partiendo desde cero o reciclando un viejo mueble, se pueden conseguir piezas verdaderamente únicas. Pero si hay un sector en el que la auto-producción está teniendo un verdadero auge, ese es sin duda la cosmética.

Auto-producción de cosméticos

Los consumidores estamos hoy en día mucho más concienciados de lo que lo estábamos hace una década sobre la huella ecológica que dejan las actividades encaminadas a producir cremas, maquillajes y otros productos de belleza.

En aras de defender una mayor protección al medio ambiente y de conseguir productos con menos componentes químicos y menos conservantes, son muchas las personas que se han lanzado de lleno al mundo de la producción de cosméticos caseros.

¿Qué hay que saber antes de empezar?

Hacer cosméticos naturales tiene muchas ventajas para nuestro entorno y para nuestra piel, pero antes de comenzar hay que conocer algunos aspectos sobre los ingredientes para cosméticos caseros. Cuando se trata de hacer cosméticos de forma natural, se habla mucho de aceites vegetales y aceites esenciales.

Los aceites esenciales son sustancias concentradas y por tanto hay que ser precavidos en su uso. Su finalidad en nutrir e hidratar la piel. En función del aceite elegido, tendrá una finalidad terapéutica u otra: mejorar la circulación, acabar con el acné o reducir la celulitis, entre otros muchos.

Los aceites vegetales, por su parte, son los que vienen a sustituir a las cremas procedentes de las técnicas químicas. Mezclados con aceites esenciales, dan lugar a cosméticos naturales que hidratan y nutren la piel.

Las proporciones son importantes cuando se está elaborando una crema casera, así que nunca puede falta un recipiente o vaso medidor. También harán falta botes de cristal limpios para poder guardar los productos elaborados.

Consejos de elaboración y conservación

Es importante seguir siempre las recetas al pie de la letra, no añadiendo nunca ningún ingrediente que no aparezca en la receta original. A pesar de ser naturales, las cremas caseras pueden provocar alergias, así que se recomienda aplicar un poco en la cara interna del brazo y esperar unas horas para ver si hay algún tipo de reacción.

Para que el producto sea totalmente natural no hay que añadir ningún tipo de conservante artificial, por lo que la crema resultante deberá guardarse en la nevera, en un bote que contenga el nombre y la fecha de fabricación.

Al no incorporar conservantes, es mejor hacer poca cantidad de producto para que no se eche a perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *