Consejos para el mantenimiento de armas

Hay personas que utilizan con asiduidad armas de fuego para trabajar como pueden ser los agentes de seguridad, los policías o guardaespaldas. También hay gente que las utiliza por afición a la cacería o prácticas similares. Para poder utilizar armas de fuego es necesario tener licencia y todo en regla puesto que son utensilios altamente peligrosos y no todo el mundo está capacitado para usarlos.

A la hora de mantener nuestras armas a punto es necesario seguir cierto tipo de consejos, puesto que no podemos arriesgarnos a que se estropee a causa del óxido, que se obstruya o cualquier cosa que nos entorpezca el uso de estas, tal como nos informan desde la Armería Izquierdo (http://a-izquierdo.es/10013-armas).

Principalmente, hay una cosa que debemos tener en cuenta: la limpieza es esencial puesto que un arma poco cuidada puede resultar peligrosa.

Cómo mantener un arma de fuego:

Como hay diversos residuos que se adhieren a las distintas partes de un arma, debemos tener en cuenta que no todos los productos limpian de la misma manera ni quitan toda la suciedad. Por tanto, habrá que elegir productos que se adecuen bien. Los principales residuos son los que deja la pólvora, los que se quedan en el proyectil de cobre y otros materiales, los óxidos y demás sustancias corrosivas y la suciedad como puede ser arena, polvo, etc.

Es aconsejable comprar productos específicos puesto que los remedios caseros no suelen funcionar de manera óptima y a veces, si no tenemos el suficiente cuidado, podemos dañar el material del arma. Por supuesto, siempre debemos tener en cuenta qué tipo de arma tenemos, cuál es el tamaño, los distintos materiales y piezas que la componen para no equivocarnos a la hora de limpiarla.

Aparte de los productos, también tenemos que mirar bien el utensilio con el cual limpiamos el arma, hay pequeños cepillos bastante efectivos que combinándolos con los productos adecuados pueden dar resultados casi impecables.

Por otro lado, a la hora de conservar o guardar un arma, además de mantenerla siempre impoluta debemos recordar guardarla sin munición ninguna, no podemos arriesgarnos a tener un arma cargada y sin protección. Si nuestra arma va a estar mucho tiempo almacenada porque le demos poco uso, es aconsejable guardarla con un poco de vaselina o grasa para que mantenga la humedad y taponar la entrada del cañón para que no coja aire. En el caso de que sean armas de uso frecuente, no habrá que seguir esta indicación.

Si conservas el arma en buen estado no debe dar problemas y la duración útil de la misma será mucho mayor gracias a la buena práctica de mantenimiento.

No podemos olvidar conservarlo todo muy bien, con minucioso cuidado. Hay que tener en cuenta que un arma de fuego es algo que si no usas con sensatez puede provocar accidentes. Las armas son buenas, nos protegen y nos ayudan en prácticas como la caza. Hay muchas formas y tipos de armas, cada una para un uso, y es bueno contactar con expertos para que nos aconsejen siempre. Seamos conscientes y cuidemos mucho nuestras armas para hacer un buen uso de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *