Consejos para aprender a gestionar mejor el tiempo en casa y en el trabajo

Parece que gran parte de la vida es una carrera contrarreloj. Siempre tienes miles de cosas que hacer, y cada vez que estás llegando al final de tu lista de tareas, aparece una urgencia que la alarga un pasito más.

Optimiza tu tiempo, porque es tu mejor recurso

Gestionar eficientemente el tiempo, rara vez significa hacer las cosas más deprisa. Del mismo modo que un atleta entrena para desarrollar cada vez más potencia en movimientos menos costosos, todos podemos adquirir hábitos que nos permitan aprovechar más el tiempo. Por eso te ofrecemos tres consejos que, si repites durante un tiempo, se convertirán en hábitos, que te ayudarán a optimizar el tiempo.

1. Anotaciones

Lo primero que hay que hacer para aprovechar al máximo el tiempo disponible es anotarlo todo. Cada tarde, antes de ir a cenar, anota las tareas del día siguiente. No es apropiado que hagas estas listas antes de irte a dormir, ya que puedes preocuparte por las tareas del día siguiente y desvelarte.

Sin embargo, lo ideal es que tengas anotados todos los trabajos que tengas que hacer, para poder actuar planificadamente. Al tener claro qué tenemos que hacer podemos trazar procesos más eficientes y no perdemos tiempos de incertidumbre.

Por eso, es recomendable disponer de una agenda o un calendario. De hecho, una buena opción es tener ambos. Por supuesto, puedes utilizar sus versiones digitales, pero piensa en combinarlos con los ejemplares en papel.

Llevar contigo una agenda hará que tengas más presentes tus tareas diarias. Y ubicar calendarios personalizados en determinados lugares de la casa o la oficina evitará que te olvides de las citas más importantes.

Además, al escribir tu lista de tareas en papel tardarás más que al hacerlo en el móvil o el ordenador. Esto tiene un efecto positivo, ya que necesitarás más concentración y tiempo, por lo que será más fácil que planifiques adecuadamente cómo desarrollar esas tareas.

2. Evita interrupciones

Los seres humanos no somos buenos desarrollando varias tareas al mismo tiempo. Por eso, cuando estés cumpliendo las tareas de tu lista, evita toda distracción posible. Esto incluye notificaciones en el teléfono o el ordenador.

Si puedes, apaga el timbre de tu teléfono o configura un perfil para que sólo suenen las notificaciones más urgentes. No escuches música si no te ayuda a concentrarte. Pero, si te ayuda, lo mejor es que no tenga letra o no se cante en tu idioma.

3. Descansa de vez en cuando

No olvides que de tanto en tanto conviene que pares. Muévete un poco, bebe agua, aprovecha para contestar a esos mensajes en Whatsapp o Messenger que dejaste silenciados… Cualquier cosa, menos ser productivo.

Nuestra atención dura en torno a 45 minutos, así es que las tandas de trabajo más largas serán menos productivas. Por tanto, planifica tus descansos para no parar constantemente pero tampoco estar obcecado en tus tareas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *