aislar viviendas

¿Cómo deben aislarse las viviendas para mayor eficiencia energética?

El aislamiento térmico dentro de una vivienda es la capacidad que la casa tiene para retener la temperatura ideal en cada estación del año. En invierno, retener el calor; mientras que, en verano, retener el frío. Es muy importante aislar la vivienda de forma eficaz, ya que, si no se hace el esfuerzo y el gasto que invertimos en sistemas de refrigeración es en vano, se darán la consiguiente pérdida de energía y las negativas repercusiones que supone para el medio ambiente. Recuerda que una vivienda bien aislada puede llegar a ahorrar un 40 % en la factura de la luz.

¿Qué obras debemos realizar en casa si queremos aislar nuestra vivienda?

– Ventanas. Cambiarlas por ventanas de aluminio es el primer paso (hay quienes todavía tienen de madera antiguas). Si tienes de aluminio, lo lógico sería que cumplan con el Código Técnico de Edificación. Para llevar a cabo el cumplimiento de dicho código, apenas deben hacerse obras. Otras recomendaciones más costosas son cambiar todas las ventanas e instalar dobles cristaleras que aumenten la protección. También resellar la caja de las persianas es importante e, incluso, cambiarlas. Algunas Comunidades Autónomas españolas dan ayudas para cambiar las persianas.

– Instalar placas de aislamiento. Es una de las mejores opciones, según señalamos en Aislahome (https://aislahome.es/aislamiento-termico/). Existen de lana de roca o poliestireno, colocado en las paredes para reducir las pérdidas de calor y ahorrar energía eléctrica. Aislar los techos, sobre todo, en las viviendas más altas o los áticos es una buena solución.

– Obras en las fachadas de las viviendas multifamiliares. Reformar las fachadas para hacer las viviendas más eficientes es la opción más importante, por medio de la fachada ventilada, que crea una capa de aire de casi cinco centímetros entre el interior y exterior.

Consejos a tener en cuenta para lograr una vivienda eficiente

– Aislamiento. Lo ideal es instalar dobles ventanas o cristal añadiendo una rotura de puente térmico. Cerrar persianas por la noche para evitar los cambios de temperatura del exterior.

– Grifos. Es importante que cambies los grifos de agua fría y caliente por monomandos especiales.

– Mantenimiento de los radiadores. El aire del interior de los radiadores hace que sean menos eficientes en el objetivo de transmitir el calor desde el agua caliente al exterior. Por lo tanto, te recomendamos purgar el aire por lo menos una vez al año. Cubrir los radiadores es un error, ya que dificulta la transmisión del aire a otras zonas.

– Toldos. Los toldos, pero también las persianas y cortinas, son tremendamente eficaces para evitar en verano, por ejemplo, que el calor de la calle entre en la vivienda. Conseguirás reducir unos grados la temperatura del interior de la vivienda y, con ello, menor gasto en climatización.

– Luz. Cambiar las bombillas incandescentes por las de bajo consumo consigue reducir el consumo eléctrico en casi un 80 %. Además, duran ocho veces más. Por otro lado, las lámparas electrónicas duran mucho más que las convencionales de bajo gasto y resisten mucho mejor ante los encendidos y apagados continuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *